Las propinas en los cruceros.

Propinas en los cruceros

Las propinas en los cruceros es un tema que nos interesa a los cruceristas. Es un tema aburrido pero nos interesa porque afecta a nuestros bolsillos a la hora de planificar el viaje de crucero. Sobre todo si somos cruceristas primerizos, tenemos muchas dudas sobre este tema, el de propinas en los cruceros.

¿Son obligatorias las propinas en los cruceros?  ¿Cuánto importe se dan por día? ¿Qué pasa si no doy la propina?   En esta nota, trataremos de contestar estas y otras preguntas acerca de propinas en los cruceros.

Si recurrimos a la definición de la propina, dice así: La propina es una recompensa económica que el cliente deja a la persona que atendió por un buen servicio o atención recibida. De esta definición, se podría deducir que, si el cliente no ha recibido una buena atención no va a dejar la propina. Estamos todos de acuerdo de que si no recibimos una buena atención o nos atendieron con mala cara, estamos en todos nuestros derechos de decir NO a las propinas, en castigo a la mala atención recibida y para que aprenda a tratar a los clientes. Debería funcionar así el concepto de las propinas, pero en caso de los cruceros no es tan así. Por lo menos en la mayoría de las navieras.

Staff CruceroEn los cruceros de antaño, si bien el concepto de propinas ya existía, en esas épocas no era tan obligatoria en los cruceros ya que el cliente decidía cuánto dejar de la propina. Esto era así porque antes la naviera no intervenía tanto en el tema de las propinas, sólo era cuestión entre el cliente y los trabajadores. La forma de dejar la propina también era muy distinta al actual, ya que antes se dejaba un sobre en cada cabina y el cliente ponía el monto de la propina adecuada de acuerdo a la atención recibida al finalizar el viaje. Entonces, muchos clientes dejaban mucha propina, como otros dejaban poco y nada, siempre de acuerdo al criterio del pasajero. Actualmente esta forma de dejar la propina está casi desaparecida y casi ninguna naviera emplea este sistema. La ventaja de este sistema era que el cliente tenía todo el poder de dejar o no las propinas, y de cuánto dejar de acuerdo a la atención recibida.

 

Luego, aparece otra forma de dejar las propinas en los cruceros, en este caso con la intervención de la naviera, quienes ven que la forma de dejar sobres puede generar conflicto entre los trabajadores y comienzan a cobrar las propinas directamente en el resumen de cuenta de los clientes. O sea, el cliente recibe el resumen de cuenta al finalizar el viaje, de todo lo consumido a bordo del crucero y un ítem aparte de las propinas correspondientes en donde el monto es establecido por la naviera, de un monto X por día y por cada pasajero. Usted recibe el resumen de monto X de la propina, pero antes de pagar, usted puede ir a la oficina de contabilidad de a bordo y pedir la modificación o disminución del monto de la propina. Generalmente la naviera no aclarará este último procedimiento ni le facilitará el proceso, pero usted tiene derecho de pedir la modificación si desea (aunque seguramente tendrá que lidiar la “mala atención” en la oficina de contabilidad…).  Luego la naviera reparte lo recaudado (en concepto de propinas) en forma equitativa entre los empleados. Actualmente todavía hay navieras que aplican este sistema de propinas (pocas), es un sistema que casi “obliga” a los pasajeros pagar la propina, el que no quiere pagar tendrá que ir a la oficina de contabilidad a hacer el trámite burocrático y soportar la mala cara de quien atiende. Con respecto al monto fijo, actualmente se paga de 8 a 10 euros por día y por cada pasajero, esto depende de la naviera y la zona en donde navega. En esta modalidad, los trabajadores tienen prohibidos recibir propinas directamente de los pasajeros.Staff Crucero

Si en la forma anterior usted pudo evitar el pago de las propinas, en ésta última no va a poder. De paso conviene aclarar que es la forma más utilizada por las navieras, en donde la naviera aplica el cobro de las propinas incluyendo directamente en la tarifa del crucero. O sea el cliente paga la propina al momento de pagar el pasaje del crucero, siendo obligatorio el pago. Este sistema viene tomando fuerza al ser aplicada por las poderosas navieras americanas (Carnival, Royal Caribbean…)  quienes cobran las propinas con un importe fijo por cada pasajero y por cada día antes de iniciar el viaje.  Esto no es raro para estas navieras, ya que en Estados Unidos, el concepto de las propinas está tan desarrollado, que pocos cuestionan la obligatoriedad de ellas. Como en el caso anterior, el dinero cobrado a los pasajeros se distribuye en forma equitativa entre los trabajadores. Actualmente muchas navieras populares utiliza esta forma de cobro de propinas, cobrando entre 8 a 10 euros por día y por cada pasajero, dependiendo de la naviera y por la zona de navegación. Los trabajadores no pueden recibir la propina directamente de los pasajeros.

Entonces, si bien actualmente debemos pagar las propinas casi obligatoriamente, esto no afectó la atención y el trato del personal hacia los pasajeros, que nos atienden de forma muy cordial y amable. Sobre todo, quienes trabajan en hotelería del crucero (mozos, camareros, barman), realmente la atención es excelente (siempre hay casos excepcionales pero por opiniones de viajeros y por mi propia experiencia, puedo afirmar que es así). Más allá de las políticas de cada naviera sobre el sistema de cobro y distribución de las propinas, viendo sólo la atención y trato de estos trabajadores, creo que ellos se merecen cobrar la propina. Además muchos trabajadores de cruceros de rango bajo cobran un sueldo básico y sólo llegan a un sueldo digno con el cobro de las propinas (la parte negra de este tema es que también es una maniobra de las navieras quienes aprovechan del concepto de las propinas para pagar como parte del sueldo a los trabajadores y así evitar pagar los impuestos…pero esto es otro tema y no queremos tratar en esta nota).

Como conclusión, actualmente los cruceristas están casi obligados a dejar las propinas en los cruceros. En la mayoría de agencias de viajes, al cotizar un viaje de cruceros, ya incluye (o por lo menos avisa) el importe de las propinas, evitando así la sorpresa al viajero.  Es casi obligatorio y deberá asumir el pago, les guste o no. ¿El importe de las propinas? Entre 8 a 10 euros por día por cada pasajero en la mayoría de las navieras.